Ofrecemos Excelencia

 

Seal_of_Excellence

En el Instituto Congar nos preocupamos por la calidad de la formación que ofrecemos. Excelencia en la formación es la cualidad más importante que tenemos para ofrecerle. Hay muchos otros valores que vienen con la excelencia, pero sin éste, no habría nada único en lo que hacemos. La excelencia es importante porque es precisamente la característica que corre más riesgo de olvidarse por falta de recursos. Cualquiera puede improvisar una serie de cursos siguiendo el esquema de formación disponible para quien quiera hacer un poco de investigación. Pero si la formación que se proporciona no es excelente, entonces no provee al pueblo de Dios la calidad en la atención pastoral a la cual Jesús llama a su iglesia. Tal excelencia no sucede por accidente. Ella resulta de la confluencia sinérgica de una serie de cualidades cuidadosamente balanceadas las cuales hacen la excelencia posible.

 

Entre estas cualidades están el compromiso y las estructuras apropiadas, especialmente en cuestiones tales como la promoción, investigación y evaluación, a nivel local. Estas tareas son apoyadas de forma continua a través de la disponibilidad de expertos del Instituto Congar.   A la gente que trabaja en la diócesis le ofrecemos asesoría, apoyo y referencias según sea necesario. El Instituto Congar, a través de su personal y Especialistas, tiene experiencia en el desarrollo y evaluación de planes de estudio, de textos, de programas ya creados. Mantenemos nuestros dedos en el pulso de la formación de laicos en todo el país y ofrecemos nuestra apreciación sobre el futuro de la formación a aquellos que necesitan saberlo.

 

Nuestros Especialistas han sido cuidadosamente seleccionados. Es una bendición el tener Especialistas que son miembros de las comunidades religiosas con quien estamos asociados así como de otros Especialistas quienes también comparten nuestra pasión por este ministerio. Aquellos que son miembros de las comunidades religiosas pasaron por un cuidadoso proceso de elección, fueron identificados y presentados a su equipo de liderazgo para su consideración. Sólo después de que su nominación fue aceptada por el equipo de liderazgo fueron invitados a servir como Especialistas. Ellos son mujeres y hombres religiosos que están en el Ministerio a tiempo completo y que están dispuestos a dar parte de su valioso tiempo para contribuir a la formación de líderes laicos en regiones de escasos recursos, esos lugares donde la gente no puede obtener la formación que necesitan. Son expertos altamente calificados que tienen una larga experiencia en el ministerio pastoral especialmente en iglesias rurales. También tenemos algunos laicos calificados que trabajan con nosotros a quienes al paso de los años hemos conocido a través  de nuestras relaciones con organizaciones nacionales.  Sólo aquellos a quienes conocemos personalmente son invitados a trabajar con nosotros. Muchos de nuestros Especialistas hablan inglés y español. Nuestros Especialistas aman la iglesia, el Cuerpo de Cristo y han dado sus vidas al servicio de Dios. En su propio ministerio, sirven con excelencia y como tal, encarnan las cualidades que estamos tratando de desarrollar en los participantes de programas de formación. Ellos son modelos de Ministerio excelente y por ser quienes son, llaman a los participantes a la excelencia en el Ministerio. Estos Especialistas encenderán en ellos el fuego del amor hacia el Pueblo de Dios y hacia el Ministerio.

 

Como ministros altamente eficaces y educadores por convicción, nuestros especialistas entienden la importancia de los procesos de aprendizaje de los adultos y el como facilitar el aprendizaje entre adultos. Ellos reconocer la importancia de la integración y entienden que la formación del Ministerio es un proceso integral que involucra a toda la persona y en última instancia les invita a la conversión para que su Ministerio sea una expresión de una auténtica relación con Jesucristo. En el Instituto Congar fortalecemos este enfoque a través de un proceso constante de evaluación. Cada sesión está marcada por la evaluación.  El facilitador de la formación es evaluado por los participantes.  El Director del programa de formación local evalúa al facilitador, evalúa el aprendizaje de los participantes y la experiencia de trabajar con el Instituto de Congar. El facilitador de formación (Especialista) hace lo mismo, así como también evalúa la experiencia de trabajar con el programa de formación local. Esta retroalimentación es esencial para mantener la excelencia en la formación. Nunca nos cansaremos de recibir esta retroalimentación porque el mantener la excelencia en la formación es la razón de ser del Instituto Congar para el Desarrollo Pastoral. Ofrecemos excelencia en formación en aquellos lugares donde de lo contrario no estaría disponible para la iglesia local. La excelencia en la formación hace posible el que la iglesia provea eficazmente cuidado pastoral continuo del pueblo de Dios en esas regiones.

Leave a Reply

  

  

  

Por favor, resuelva el Captcha para comentar *