La Diócesis de Sacramento: Diálogo Auténtico y Continuo

ag3

El Instituto Congar ha terminado el informe de Descripción para la Diócesis de Sacramento. Durante este proceso, enviamos un informe preliminar a los líderes diocesanos para recibir su retroalimentación. Ellos revisaron el documento y nos sugirieron algunos ajustes para que el reporte describiera más claramente la realidad de la diócesis. Este proceso fue un dialogo donde se reconoce que, además de la información que el Instituto recabó a través de varios recursos externos, hay información adicional que ellos nos pueden compartir gracias a su experiencia de trabajo en la diócesis. El reporte también refleja nuestra convicción de que cualquier proceso que busque analizar una realidad, debe ser ejecutado bajo un dialogo auténtico con aquellos quienes viven día a día dentro de esa realidad. Ninguno de nosotros posee la verdad completa, pero juntos podemos acercarnos más a ella.

Hemos aprendido mucho al estar trabajando con la Diócesis de Sacramento. Es fácil reconocer como los líderes de la iglesia en Sacramento están lidiando con dos realidades muy distintas que para simplificar, pueden ser resumidas como iglesia urbana y rural, aunque la realidad es mucho más compleja que lo que estas palabras implican. Nadie puede negar que la iglesia rural es muy diferente a la iglesia urbana. Entre otras cosas, en la iglesia rural la cantidad de feligreses es menor, la distancia entre iglesias –y muchas veces entre feligreses– es significativamente mayor y la atención de los feligreses es menos difusa. Aun así estas diferencias “de cantidad” no llegan a la realidad más profunda de estos dos tipos de iglesia que existen en la Diócesis de Sacramento. También hay diferencias cualitativas. Si la única preocupación fuera relacionada a ‘cantidad’ entonces sería cuestión de ‘empacar’ el mismo programa que se ofrece en la ciudad y hacerlo más ‘pequeño’ para que se adapte a la menor cantidad de feligreses de las áreas rurales. Esta forma de ver la realidad de Sacramento no es solo inefectiva, sino también es considerada como una afrenta para aquellos que viven en estas áreas rurales. Ellos pueden reconocer inmediatamente cuando un programa tiene un “empaque forzado” y pueden darse cuenta que no es adecuado para sus necesidades.

Algunas características de las iglesias rurales que las diferencian de las iglesias urbanas incluyen el cómo evalúan el éxito (la sobrevivencia es más apreciada que el crecimiento); el modo de planear el futuro (mucho más consciente de sus limitaciones y de las cosas que están fuera de su control); su actitud ante los asuntos económicos (más acostumbrados a los bienes no-financieros); su sentido de tiempo (su disponibilidad depende de muchos factores que ellos no pueden controlar); y así existen otras muchas características que definen a la iglesia rural. Estas y otras diferencias se convierten en comportamientos dentro de la iglesia. Por lo tanto, muchos programas que son efectivos para las iglesias urbanas no necesariamente tendrán el mismo éxito en la iglesia rural si sus cimientos no son replanteados desde una perspectiva rural. Para formar y apoyar a los ministros laicos en la parte norte de la Diócesis de Sacramento, se debe hacer un planteamiento diferente al utilizado en las áreas rurales de iglesia de Sacramento.

Y esto es solo parte de las complejidades que se deben considerar ya que la iglesia de Sacramento, sea urbana o rural, es también culturalmente diversa. Esta diversidad cultural tiene también aspectos de diversidad regional. Es por esto que la formación del ministerio laico para los líderes hispanos en la ciudad de Sacramento será de una forma, otra será la experiencia para las ciudades pequeñas del norte, y más aún, esta experiencia será diferente para los campesinos migrantes.

Las conversaciones que se realizaron durante nuestra visita a la diócesis fueron una bendición para nosotros. Estas conversaciones nos mostraron a una iglesia vibrante, donde sus miembros buscan unirse a sus pastores para llevar acabo la misión evangelizadora de Cristo entre sus hermanos y colegas. Los jóvenes y jóvenes adultos, los profesionales de negocios y miembros de grupos étnicos, todos comprometidos con la misión de la iglesia. Pudimos apreciar algunas diferencias en el entendimiento de su llamado pastoral y en ocasiones notamos perspectivas muy distintas de la iglesia. Pero aun así, están unidos por un deseo de estar más conectados con sus pastores de una forma que les ofrezca la autonomía necesaria para atender a las situaciones particulares a las que se sientan llamados a responder. ¡Qué gran bendición son estas voces para la iglesia de Sacramento!

Nos unimos a estos líderes en su entusiasmo por buscar formas de servir al maravillosamente diverso pueblo de la Diócesis de Sacramento, aún con los recursos limitados que se tienen. Encontraremos una forma de ayudarlos a descubrir una voz común que hable en nombre de la iglesia. Ayudaremos a la diócesis a promover una respuesta efectiva al llamado que cada quien ha recibido para ser colaboradores que son corresponsables del ser y actuar de la iglesia en Sacramento.

Leave a Reply

  

  

  

Por favor, resuelva el Captcha para comentar *